Contrabajos

 Todos los contrabajos vienen con un arco encerdado regularmente en nuestro taller con crines blancas de Mongolia de óptima calidad. Priorizamos el uso de arcos de fibra de carbono por ser estos de más calidad, comodidad al tocar y durabilidad.

Los contrabajos se entregan con cuerdas Thomastic Spirocore o Charm (en el caso de las medidas más pequeñas) nuevas o en muy buen estado.

Ajustamos los contrabajos de manera que queden en óptimas condiciones para tocar, faciliten el aprendizaje y optimicen el sonido del instrumento: así, hacemos el mantenimiento del mecanismo de las clavijas para que funcione perfectamente. Ajustamos la cejilla a una altura cómoda para tocar, guiando las cuerdas en la correcta dirección y sin aristas que a menudo provocan la rotura de las cuerdas y una sensación desagradable al tacto. Diapasón: ajustamos, si es necesario, la curva vertical y horitzontal para optimizar el sonido y la comodidad a la hora de tocar de la mano izquierda y del paso del arco. Ajustamos si hace falta el grosor del mango para hacerlo cómodo para la mano izquierda. Puente: todos los contrabajos vienen montados con puentes Aubert y ajustados por el lutier. Ajustamos el alma, si es necesario, para que tenga la altura, la forma y la posición adecuadas.

Subministramos todos los contrabajos con funda y resina.